Ayuda a tus músculos a recuperarse

Índice del artículo



Dentro de un plan de entrenamiento también es necesario respetar los tiempos de descanso, con el fin de evitar lesiones por fatiga muscular. Cuando practicas deporte, tu cuerpo se cansa y es necesario recuperar tus músculos. ¿Cómo puedes reponerte del agotamiento físico para estar al 100% en tu próximo entrenamiento? A continuación, te mostramos algunos consejos para lograrlo. 

Qué significa exactamente la recuperación muscular


En el mundo del fitness recuperar tus músculos significa volver a tu máximo rendimiento después de un gran esfuerzo o una lesión. La recuperación muscular implica regresar a tu punto máximo de capacidad, una vez que tu cuerpo se haya recuperado del trabajo deportivo. Después de hacer deporte nuestros músculos están cansados ​​e incluso algo inflamados. De hecho, no es necesario que pasen varios días para notar dicha fatiga muscular. También es habitual que nuestro cuerpo nos avise de su cansancio tras un solo día de entrenamiento con la aparición de las famosas agujetas.

Básicamente existen dos tipos de recuperación muscular:


  1. La recuperación pasiva: es cuando por medio del descanso dejamos que el cuerpo se regenere de forma natural y por su propia cuenta, restaurando sus capacidades físicas lo antes posible.

  2. La recuperación activa: es aquella en la que nosotros influimos directamente con algún tipo de apoyo activo. Es decir, tomando alguna serie de medidas que estimulen al cuerpo durante la fase de descanso para que la recuperación múscular sea más efectiva. 

A continuación, te mostramos algunas de las pautas que puedes seguir para favorecer la recuperación muscular activa y evitar molestias después del ejercicio. 

Tres pilares fundamentales para recuperar tus músculos


La recuperación muscular está fundamentada en tres claves fundamentales: descanso, buena alimentación e hidratación. Vamos a ahondar un poco más en cada uno de ellos. 


No te saltes los descansos


Es un error creer que por entrenar sin descansar se van a obtener mejores resultados. Cuando lo único que vas a lograr es una fatiga muscular importante que podría llevarte a una lesión. En tu rutina deportiva siempre tiene que haber cabida para periodos de descanso. De hecho, los músculos se hacen más grandes y fuertes cuando estamos fuera del gimnasio. Si haces pesas, deja pasar entre 24 h y 72 h antes de volver a ejercitar el mismo músculo. Si eres corredor es importante que hagas descansos semanales, así como un descanso adicional tras participar en una gran carrera. En definitiva, procura dormir 8 horas diarias e intercalar días alternos en los que no hagas deporte o solo practiques rutinas de bajo impacto y alto contenido aeróbico. 


Buena alimentación para la recuperación muscular


Nuestro organismo está siempre regenerando sus células de manera natural para asegurar su buen funcionamiento. Por este motivo, cuando realizamos un esfuerzo extra es fundamental cuidar la alimentación para que tu cuerpo se pueda recuperar cuanto antes. Estos son los diez alimentos que aceleran la regeneración del tejido muscular:


  • Zanahorias.

  • Albaricoques.

  • Naranjas.

  • Plátanos. 

  • Kiwis.

  • Brócoli.

  • Coliflor.

  • Espinacas.

  • Avena. 

  • Aceite de Oliva. 


Hidrátate bien


Tu cuerpo necesita de líquidos antes y después de cada entrenamiento. Mantener el organismo hidratado para recuperar tus músculos es algo tan necesario como olvidado por muchos deportistas. Si quieres rendir al máximo nivel, necesitas beber antes, durante y después de todo el entrenamiento. Además de la cantidad de agua que ingieras, también es imprescindible seleccionar adecuadamente el tipo de líquido que vas a beber. Las bebidas isotónicas son especialmente recomendadas para los entrenamientos de alta intensidad. No solo te permiten reponer líquidos, sino que además aportan sales minerales y glucosa que ayudan a tu cuerpo a reponerse antes. Si por el contrario, tu rutina deportiva es más suave, puedes hidratarte dando pequeños sorbos de agua de manera regular o durante los descansos entre serie y serie. Recuerda que un buen nivel de hidratación es fundamental para mejorar tu rendimiento deportivo. Además, de esta manera, también estarás evitando dolores de cabeza, calambres y aumento de tu frecuencia cardiaca. 

Otros consejos para favorecer la recuperación muscular


Todos los entrenamientos deben finalizar con una serie de estiramientos que ayuden a reducir cualquier opresión muscular, acelerando así la recuperación y preparando a tu cuerpo para la próxima rutina deportiva. Los estiramientos disminuyen la tensión y permiten que tus músculos se mantengan flexibles. 

El método de Kneipp es otra manera efectiva de recuperar tus músculos. Consiste en alternar agua fría y caliente durante 40 segundos entre 5 y 8 veces. Esto ayuda a mitigar el dolor, así como a favorecer la circulación sanguínea. 


Y recuerda que Olimfit es tu plataforma de bienestar online. Mantente en forma de la mano de los mejores profesionales de la salud deportiva. 

Artículos relacionados