Los 5 tipos de abdominales más eficaces

Índice del artículo

Lucir tableta es el sueño de muchas personas, pero aunque parezca que es un objetivo inalcanzable, no es más que la combinación de una alimentación adecuada y ejercicios eficaces para trabajar la zona. Si aceptas el reto de conseguirlo, hoy te contamos cuáles son los tipos de abdominales que debes realizar con regularidad. 

Tipos de abdominales que no pueden faltar en tu rutina

Si alguna vez has entrenado, es bastante probable que hayan incluido en tu rutina los clásicos ejercicios de abdominales con elevaciones de torso en el suelo. Si bien no vamos a negar que algunas variantes sí son realmente efectivas, existe un cierto de riesgo de lesión y de que no se logren los objetivos por adoptar una postura incorrecta
Salvo que tengas ya una cierta fuerza en la musculatura abdominal y una buena técnica, en este tipo de abdominales se suele a tirar de cuello y no de abdomen. Pero además de este inconveniente, en función de las características de tu anatomía puede que incluso te resulte molesta su ejecución. Durante estos, la zona lumbar debe mantenerse siempre en contacto con el suelo, lo que implica prestar atención a diferentes aspectos al mismo tiempo. 
Por estos motivos, si buscas trabajar el abdomen correctamente sin lesionarte y que los resultados sean visibles en un periodo de tiempo relativamente corto, no te pierdas los tipos de abdominales que te vamos a explicar hoy. Y si la estética no es lo que te preocupa, ten en cuenta que el fortalecimiento del llamado core es vital para estabilizar tu cuerpo, para evitar las lesiones de espalda y para mantener una postura erguida. Con esto dicho, ¡pasamos a la acción!

Plancha en sus múltiples variantes

La plancha pertenece al tipo de abdominales conocidos como isométricos. Es decir, que se realiza un ejercicio exponiendo el músculo a tensión, pero sin que haya movimiento. De este modo, se aumenta el trabajo de esta musculatura. No obstante, hoy en día hay múltiples variantes y todas son eficaces como la estática. 
Por si no sabes qué ejercicio es, la plancha consiste en ponerse bocabajo en el suelo con las palmas de las manos y las puntas de los pies apoyados. Tanto brazos como piernas deben estar estirados (puedes apoyar los antebrazos) y la espalda completamente alineada, sin que la cadera se levante o se hunda. Si la tensión te resulta excesiva, puedes comenzar apoyando las rodillas en el suelo
A medida que progreses, pasarás a la elevación posterior de cada una de las piernas de manera alterna. La última variante de la plancha es mantener los pies apoyados en el suelo, pero pasar de las manos a los antebrazos y viceversa, alternando con un brazo cada vez. 

Plancha lateral

Consiste en el mismo que el anterior, pero lateral. Volverás a apoyar la mano o bien el antebrazo y la parte posterior del pie, con las piernas estiradas. El cuerpo siguiendo una línea recta y buscando la estabilidad sin que se desplace la cadera. La versión simplificada consiste en apoyar la rodilla de la pierna más cercana al suelo y la avanzada en elevar la que queda por encima. 

Mesa elevada

Para este ejercicio volverás a apoyar las manos en el suelo con los brazos estirados. Primero apoya también las rodillas como si estuvieras en cuadrupedia. Desde esta posición, separa las rodillas del suelo y aguanta. Cuanto domines esta postura, comienza a elevar posteriormente una pierna y luego la otra, estirándolas completamente. Las rodillas nunca deben tocar el suelo. 

Pase de piernas

Este ejercicio requiere un nivel de preparación mayor, así que si tu forma física aún no es avanzada, puedes optar por los otros tipos de abdominales. Para la posición inicial debes ponerte en cuclillas y apoyar ambas manos en el suelo. El movimiento del ejercicio consistirá en girar hacia la izquierda al tiempo que levantas esa mano del suelo y deslizas la pierna derecha hacia delante; debe quedar estirada en diagonal hacia el lado izquierdo. El glúteo nunca se apoya. 
Regresas a la posición inicial y procedes igual hacia el otro lado. Levantas la mano derecha mientras te giras y la pierna izquierda se desliza en la diagonal totalmente estirada. El movimiento debe ser dinámico y la postura estable cuando la pierna está elevada. 

V-ups

En este ejercicio debes tumbarte bocarriba con piernas estiradas y brazos también, pero por encima de la cabeza. Se trata de impulsarte para elevar a la vez piernas y tronco con los brazos en la misma posición. Flexiona levemente las rodillas e intenta acercar las manos a las puntas de los pies. Regresa al inicio y eleva de nuevo. Procura que la lumbar se mantenga en contacto con el suelo. 
Estos son los tipos de abdominales más eficaces para fortalecer tu core. Si quieres ponerte en forma de una manera divertida y con profesionales, no te pierdas las rutinas de Olimfit y nuestras clases online. ¡Te esperamos en el equipo!

Artículos relacionados